SoyDominicano » El Club de los Dominicanos en Internet 24.04.2014 Wikileaks | Comicios Ratifican Función De Los Partidos Minoritarios

a

b

c

d

e

f

g

h

i

j

k

l

m

n

o

p

r

s

t

v

w

z

Comicios ratifican función de los partidos minoritarios

SANTO DOMINGO.- La escasa votación obtenida por los partidos menores en las últimas elecciones, sumada a la decadencia mostrada por el PRSC, reafirma que República Dominicana podría mantener el bipartidismo, pero sin prescindir de los partidos pequeños que en los últimos dos comicios presidenciales han sido clave para el triunfo en primera vuelta.Es contradictorio que la escasa votación de los partidos minoritarios en las últimas dos elecciones presidenciales apuntaría a la eventual desaparición de los mismos, al tiempo que la suma de los sufragios a favor del candidato presidencial Leonel Fernández, del PLD, permitiera a ese político ganar en primera vuelta.La historia electoral demuestra la inclinación de los votantes hacia los partidos mayoritarios, como fue el caso del predominio del PR (ahora PRSC) y PRD, en las elecciones de los años sesenta, setenta y ochenta, y en las elecciones posteriores de esos dos partidos, y el PLD, que ganó en 1996-2000, 2004-2008 y 2008-2012.A los electores no les importó mucho que se hayan presentado como candidatos presidenciales personalidades de algún peso político, como el ex presidente Rafael F. Bonelly en los comicios de 1966. Los ciudadanos votaron principalmente por el Partido Reformista, aquella vez ganador, y el PRD.Se diría que la presencia en las listas electorales de tantos partidos pequeños y candidatos presidenciales no tradicionales se debería al amparo que brinda la ley electoral 275-97, en la forma de subsidios económicos para la campaña. Sin embargo, los subsidios son cosa reciente y la presentación de candidaturas minoritarias, vieja tradición. Quizá los políticos ven las elecciones como una lotería, en la cual los jugadores pueden acertar excepcionalmente. Las elecciones dominicanas son medidas por empresas encuestadoras que con bastante anticipación estudian las preferencias electorales casi de manera muy puntual y anticipan cómo podrían terminar los torneos.El peso de los partidos tradicionales tendría mucho que ver justamente con la costumbre de que las elecciones dominicanas se hayan decidido entre los partidos mayoritarios, PRD, PRSC y PLD, éste último que de partido minoritario en 1978 ha crecido en cada elección hasta ser el mayoritario hoy.Otro aspecto sería el clientelismo. Los partidos mayoritarios han formado legiones de clientes que están en los empleos que genera el Estado, el gobierno central, el Congreso y los ayuntamientos y que defienden la permanencia de los partidos en esos poderes, por la subsistencia de la gente en los empleos públicos.Menores deciden

El presidente Fernández ganó las elecciones pasadas con el apoyo de once organizaciones políticas menores que concurrieron aliadas al PLD y que hicieron posible su triunfo electoral en primera vuelta. Sin el apoyo de esas organizaciones, el presidente Fernández habría tenido que encarar la segunda vuelta.En las elecciones pasadas, el PLD obtuvo un millón 836 mil 468 votos, para un 44.94%, contra un millón 654 mil 61 votos, para un 40.48 del PRD, que votó por el ingeniero Miguel Vargas Maldonado. El candidato del PRD no fue respaldado por aliados que le aportaran una votación significativa. Los aliados del presidente Fernández lograron en total 363 mil 266 votos (8.9%). Al sumarse los votos alcanzados por el PLD, totalizaron dos millones 199 mil 734 (53.83%), de acuerdo con las cifras oficiales que entregó la JCE. En las elecciones del 2004, los aliados también contribuyeron al triunfo del doctor Leonel Fernández.De los aliados del PLD, la mayor demostración de fuerza la dio la Alianza por la Democracia, que lidera el doctor Max Puig, con un total de 79,950 votos, para un 1.96%. Le siguió el Bloque Institucional Social Demócrata, que dirige José Francisco Peña Guaba, con 51,759 votos, para un 1.27%.La Fuerza Nacional Progresista, FNP alcanzó 48 mil 554, para un 1.19% y el Partido Quisqueyano Demócrata, que encabeza Elías Wessin Chávez, logró 39 mil 717, para el 0.97. Los demás partidos menores, PTD, Popular Cristiano, Liberal de RD, Unidad Nacional, Renacentista Nacional y Demócrata Popular, no lograron el 1%. Muchos quedaron sorprendidos de dos fenómenos respecto a los partidos minoritarios. Uno fue la alta votación de la Alianza por la Democracia, cuyo dirigente, el señor Puig, no tenía ningún cargo público ya que fue relevado de sus funciones como secretario de Medio Ambiente, un año antes de las elecciones.El otro fue la modesta votación de la FNP, que dirige el doctor Marino Vinicio Castillo, uno de los dirigentes políticos más activos y el de más larga vigencia en la política dominicana. Su hijo, el diputado Pelegrín Castillo, es considerado como el más productivo congresista en la cámara baja. Los que siguen con atención la lucha contra las drogas, que ambos dirigentes mantienen como asunto capital, pudieran pensar en la posibilidad de que los electores no valoren el empeño de ese partido, referente a un tema que no aparecía entre los primeros cinco en la preocupación de los ciudadanos según las encuestas antes de las elecciones.PIERDEN PERSONERÍA

La pérdida de la personería de los partidos minoritarios fue algo constante entre los que concurrieron a las elecciones antes de 1997 cuando se dictó la ley 275 que rige ahora las actividades electorales. Los partidos que la perdían simplemente volvían a presentar las firmas necesarias ante la JCE y recapturaban su reconocimiento.En la última elección fueron varios los partidos que perdieron su reconocimiento porque no reunieron el 2% de votantes requerido por la ley, o no tenían representación legislativa o municipal. Aparte de algunos de los partidos menores citados, la perdió también el MIUCA, que postuló al doctor Guillermo Moreno.El doctor Moreno fue uno de los últimos candidatos en presentar al público su aspiración. Con escasos recursos económicos y una propaganda incomparablemente menor a la de los partidos mayores, su mensaje escasamente llegó a los electores. Supuestamente representaba al sector de izquierda del espectro político.Otro partido que perdió su personería fue la Alianza Popular, que postuló al general retirado Pedro de Jesús Candelier. El PAP salió a la escena a último momento y al principio se puso en duda su reconocimiento por razones técnicas relacionadas con la lista de firmas que lo respaldaban.Fue un infortunio para el general retirado, quien daba seguridades de una buena participación en los comicios.Era la segunda vez que un importante oficial en retiro de las Fuerzas Armadas se presentaba como candidato presidencial. Anteriormente lo hizo el general retirado Elías Wessin y Wessin, también sin ningún logro.El desempeño de los partidos menores y del otrora líder militar Candelier, tendría la lección para otro general retirado, José Miguel Soto Jiménez, quien anunció a finales del año pasado que saldrá a la palestra, presumiblemente para postularse en las elecciones del 2012, al día siguiente de la toma de posesión del mandato reeleccionista, el 16 de agosto próximo.