SoyDominicano » El Club de los Dominicanos en Internet 19.04.2014 Wikileaks | Frank Comarazamy, 100 Años Con Una Memoria Prodigiosa

Frank Comarazamy, 100 años con una memoria prodigiosa

SANTO DOMINGO.- Para Francisco Comarazamy, quien a sus cien años de edad conserva una memoria prodigiosa, el ejercicio del periodismo enaltece cuando se observa una trayectoria respetable y se pone al servicio de la sociedad. El educador y comunicador se inicia en la actividad con apenas 16 años.

Hace formalmente sus pininos en distintos medios, debutando profesionalmente en La Opinión, bajo la dirección de intelectual Manuel Amiama y con Francisco Prats Ramírez, como jefe de redacción.

Agradece las orientaciones tanto de Amiama como de Prats Ramírez, así como la acogida que dieron a sus trabajos.

Pasó a corresponsal de El Caribe, fundado el 14 de abril de 1948, bajo la dirección del norteamericano Stanley Rosse. Era también secretario del ayuntamiento de su natal San Pedro de Macorís. Fue reportero y reportajista de este diario y llegó a jefe de redacción y subdirector de La Nación.

Sin apego a la fama cultivada y con la humildad que caracteriza su vida, luego de servir como ayudante civil del presidente Donald Reid Cabral, queda sin empleo y se retira a su vivienda en el ensanche Naco. Un día de noviembre de 1965, se aparece a su residencia don Rafael Herrera Cabral, cuya amistad había cultivado.

Ingresa a Listín Diario de la mano de su amigo Herrera Cabral, de quien fue primero su ayudante y luego, su segundo al mando. A la muerte de Herrera Cabral, se convierte en el cuarto director del este diario centenario y en el segundo después de su reapertura en 1963.

Sus origenes

Nace en San Pedro de Macorís, el 4 de octubre del 1908, uno de tres hermanos procreados por los señores Daniel Comarazamy y Luisa Rangazamy, de origen hindú, pero llegados a la Sultana del Este desde Guadalupe francesa.

Sus otros dos hermanos, el también periodista y escritor Eduardo, y Mauricio, destacado líder obrero y zapatero, ambos fallecidos.

A la muerte de su padre, cuando apenas contaba cinco años, don Frank Comarazamy, como le llaman sus amigos, debió probar la amargura de la orfandad y lanzarse al ruedo productivo. Doña Luisa había quedado sola con tres varones bajo su responsabilidad.

Acudió a la escuela, pero la situación no le permitió avanzar hacia la formación secundaria, debido a la muerte de su madre y de su hermano Mauricio. Se convirtió en un lector asiduo y en un autodidacta. Desde los 16 años colaboró con varios periódicos y revistas de San Pedro de Macorís y ocupó la dirección del Diario de Macorís.

Su familia

De su matrimonio con la distinguida dama Aura Estela Medina (fallecida en junio de 1987), al igual que sus progenitores, la naturaleza premió a este gran hombre con tres.

Roosevelt, abogado y periodista destacado; Francisco, connotado abogado y Daniel, quien es ingeniero civil. Expresa su orgullo por haber levantado una familia de recta trayectoria y, sobre todo, de amantes hijos.

Es amorosa Comarazamy Rangazamy describe a su familia como muy amorosa. Asegura que sus hijos se preocupan por él minuto a minuto y que "me visitan hasta tres y cuatro veces al día y los fines de semana me llevan con ellos" . Destaca la preparación de sus hijos y la ruta de buenas acciones que han seguido, por lo que le hacen sentirse un padre orgulloso.

Cargos

Don Frank Comarazamy, tuvo una vida económica y laboral muy activa en su ciudad natal, donde ocupó las privilegiadas posiciones de secretario de la Fiscalía y posteriormente del cabildo local.

Su trabajo como reportero y comentarista de libros lo catapultan, se convierte en un inquieto seguidor de temas y situaciones que describía con entrega.

Anécdotas

En 1948 llega a Santo Domingo y entra como corresponsal del diario El Caribe. Buscando temas y como fruto de su ojo acucioso se interesó en las declaraciones de la señora llamada Filomena Trinidad, quien alegaba que el cantante puertorriqueño Boby Capó, era su hijo.

El inquieto comunicador insistió en el tema, porque la señora aseguraba que al divorciarse de su esposo, éste le había sustraído el pequeño y llevado a Puerto Rico, enfatizando en que esa criatura era el ya afamado cantante Boby Capó. Luego de varios reportajes y entrevistas el director del diario decidió enviarlo a Puerto Rico, para profundizar en el tema, pero resultó que Boby Capó no era el niño buscado.

La otra cara

Como eran las cosas de Trujillo, luego de insistir con el tema y llamar la atención tanto en el país como en la vecina isla, con sus acuciosos trabajos, el secretario de Prensa del Gobierno, Abelardo R. Nanita, le llamó de la Presidencia. Acude a la cita y el funcionario le dice "mira Francisco, el jefe quiere que tú vayas a Puerto Rico como jefe de Prensa del Consulado dominico" .

Pero su respuesta fue "no, yo me siento bien aquí, dígale al jefe que muchas gracias, pero que me quiero quedar aquí" , alegando que era secretario del ayuntamiento y ganaba suficiente.

El funcionario le advierte "pero mira muchacho tu estás loco, tu no ves que es una disposición del jefe" , entonces "yo acepté y fui a Puerto Rico por cuatro años.

Sin embargo, su suerte no fue prolongada y dice que cuando le suspendieron del Consulado quedó en una especie de desgracia, debido a los contactos amistosos con los exiliados del momento como era el caso de Vilomar y los hermanos Burgos.

Esto bastó, de Acuerdo a Comarazamy Rangazamy, para que se le considerara desafecto a régimen. Fue entonces que, buscando protegerle, el periódico El Mundo de Puerto Rico le ofreció trabajo para que se quedara, a lo que se negó temiendo represalias contra sus familiares y decidió retornar al país.

Sin embargo, recobró su empleo en el Caribe y se quedó residiendo en la capital. De este susto tardó tiempo en recuperarse, según afirma.

Su inclinación

Desde sus inicios en el periodismo estuvo inclinado al comentario de libros, pasión que todavía le domina en los albores del centenario de su nacimiento.

Dice que desde entonces "yo tenía como cierta disposición hacia el comentario de libros, por lo que mi primer artículo al respecto fue uno titulado Figuras de Barro, de Virgilio Díaz Ordóñez" .

¿Cuando y como llega a Listin Diario?

Al referirse a su prolongada estadía en Listín Diario, don Frank Comarazamy detiene su amena exposición y con cierta nostalgia, pero emocionado, retoma el tema.

Cuenta que luego de la Revolución de abril del 65, cesa como ayudante civil del entonces presidente del Triunvirato, Donald Reid Cabral, al caer el Gobierno "regreso a mi casa y allí quedé, prácticamente desamparado" , hasta que un día llegó a su hogar don Rafael Herrera Cabral.

"Cuando él llega a mi casa" , sigue contando "él me dice, bueno Francisco te vengo a buscar para que trabaje conmigo" , a lo que respondí "bueno, yo no quiero ahora, debo descansar" .

El no cejó en su interés y le reiteró su decisión expresando "no, no, y llamó mi mujer diciéndole, comadre aconséjame a este hombre a que vaya conmigo a Listín" y así comenzó su trayectoria en este diario.

Valoración del cargo

Aunque a su paso por la dirección de Listín Diario tuvo grandes experiencias, siente la satisfacción de haber sido un aliado de los redactores "porque las puertas de la dirección nunca estuvieron cerradas a ellos" .

Expuso que "yo siempre me identifiqué con los redactores, nunca les traté como un director, sino como un compañero porque ellos tenían acceso continuo a mi oficina" y que un ejemplo lo constituye el paso de figuras del periodismo por este medio, durante su gestión.

Los aportes de Listín

Para Comarazamy Rangazamy, durante la dirección de Rafael Herrera, Listín Diario "abrió como un campo nuevo a la libertad de expresión del pensamiento, por lo que se convirtió en un portaestandarte de la libre expresión del Pen-

ENTRETENIMIENTO

Aunque su mayor entretenimiento lo constituye la lectura, Comarazamy Rangazamy saca su tiempo para hacer contacto con la naturaleza. Se declara enamorado de la madre naturaleza, razón por la cual ha cultivado por años en el patio de su casa mangos, nísperos, guineos, plátanos, rulos, naranja y cereza, entre otros frutales.

LOGROS ACADÉMICOS

Francisco Comarazamy Rangazamy, es licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Central del Este (UCE), donde también recibió el título de Doctor Honoris-causa. Distinción que recibió de la Universidad O& M y la UNPHU, lo declaró profesor honorífico. La Escuela de Comunicación Social de la UCE, lleva su nombre.

RECONOCIMIENTOS

Durante su trayectoria periodística, el pasado director de Listín Diario ha recibido numerosos reconocimientos de instituciones nacionales, públicas y privadas y gobiernos amigos. Ha sido condecorado por el Gobierno con la orden de Duarte, Sánchez y Mella en dos categorías.

También ha recibido la Orden de la Estrella Brillante de la República de Taiwán y la Orden Real al Mérito, Gran Caballero, de Corea del Sur. La Fundación Corripio le otorgó el Premio Nacional de Periodismo y ha recibido el Caonabo de Oro, Periodista del Año y otros.

SOBRE EL PERIODISMO

El veterano comunicador se inscribe entre los que descartan que el periodismo electrónico pueda sustituir al escrito.

Creo que ambas formas pueden convivir y cada día, el escrito se fortalece aunque se reduzca "y creo que los periodistas de ahora están mejor preparados que los de antes, tienen mayor preparación académica y mayor facilidad económica para desenvolverse" .

Expresa su convencimiento sobre el avance del periodismo y explica que "los periodistas dominicanos han avanzado mucho, ahora no son empíricos, sino que la mayoría sale de universidades y de centros educativos especializados, hay más facilidad de lectura y mejores salarios e independencia" .

EL MENSAJE

El veterano comunicador y maestro exhorta a los centros que imparten la carrera de Comunicación Social, a dotarse de mayor tecnología y laboratorios que permitan al egresado y nivel de formación más acabado.

Exhorta a los periodistas que ejercen ahora y a las futuras generaciones a que "además de involucrarse en la evolución que está teniendo el país, a escribir con mucho amor, con buenas intenciones y a exhortar a la juventud a trabajar, trabajar, trabajar" .